Adiós mamá y papá, estoy entrando a preescolar.

Es posible que cuando tu hijo comience preescolar sienta ansiedad por la separación y presente una conducta regresiva. El psiquiatra infantil Joshua Sparrow nos explica qué debemos esperar.

La transición al preescolar es hacer dos pasos hacia adelante y un paso hacia atrás: mientras tu hijo crece y aprende cosas nuevas, también presenta regresión en algunas conductas. El Dr. Sparrow fue maestro de preescolar y nos brinda consejos para facilitar la difícil transición de tu niño.

El comienzo del preescolar es un gran paso para muchos niños. ¿Cuáles son los desafíos más importantes que enfrentan?

El desafío más común para la mayoría de los niños es despedirse de sus padres o los problemas a la hora de la separación. Para algunos niños es la primera vez que salen de su hogar. Es posible que otros se hayan separado de sus padres en otras oportunidades, pero ahora se encuentran en una situación de mayor demanda (deben compartir el cuidador adulto con otros niños).

¿Cómo pueden los padres ayudar a aliviar la ansiedad de separación de sus hijos?

En primer lugar, deberán identificar cualquier ambivalencia que tengan con respecto a dejar a su hijo, porque el niño captará esa sensación. Si hay alguna duda o molestia ,algo que sucede muy a menudo, ya que no te gusta dejar a tu hijo si él no se siente cómodo, y si no te gusta dejarlo o el lugar dónde lo dejas, el niño va a percibir: “Bueno, quizás este lugar no es bueno o la idea de dejarlo no es buena”. Lo primero que deberás hacer para preparar a tu hijo, es prepararse ustedes como padres.

 

Hay varias cosas que se pueden hacer para preparar al niño: Antes de comenzar la escuela, lleva a tu hijo para que visite el aula y conozca al maestro. Sería excelente si pudieras organizar una tarde de juegos con otro de los compañeritos de preescolar, porque entonces los niños ya se conocen para cuando empiecen las clases.

Le puedes dar un objeto transicional, como su manta o su muñeco favorito para que pueda llevarlo con él todo el día o incluso un cuento para que le lea la maestra. Y asegurarle al niño que “Mamá regresará” o “Papá regresará”.

Para reforzar la idea, prepara un juego en el que algo desaparece de la vista, pero tu hijo lo encuentra. Coloca una pelota debajo del sillón y dile: “No la vemos.¿Crees que sigue allí? Veamos.” Cuando tu hijo encuentra la pelota, puedes decirle: “¿Ves? Aunque no podíamos ver la pelota, sigue allí, como cuando Mamá va trabajar”.

Lo que haces es reforzar la “permanencia de los objetos”, un concepto que aparece antes (al final del primer año de vida), pero que se ve amenazado por el desafío emocional que trae aparejada la separación.

Blog

Tus Comentarios

Primarias Cancun.com

Primarias Cancún forma parte de la Primera Red Escolar de Cancún en Internet y ofrecemos difusión a las mejores Instituciones privadas y públicas.

 
Unete a nuestro Facebook Siguenos en Twitter @EscuelasCancun